jueves, diciembre 28, 2006

El peor radar

Supongo que todos ustedes han notado o leído o visto por la caja idiota, como la naturaleza ha dotado a ciertas criaturas de un sentido de la orientación o ubicación muy particular; como por ejemplo el sonar de las ballenas o de los murciélagos. Es algo que sinceramente me resulta impresionante. Aparte de estos fenómenos hay otro que me resulta, no se si igualmente fascinante, pero si muy extraño

La naturaleza ha dotado a las mujeres de un radar muy particular: el radar de pelos. Estas hijueputas son capaces de rastrear un cabello ajeno en superficies en las cuales semejantes huevadas, por las que nadie más en su sano juicio se preocuparía, pasarían totalmente desapercibidas; excepto para ellas. La piel suelta particulas que se confunden con el polvo y ¿a quien chucha le importa? La cabeza suelta pelos ... y enseguida estas conchas de su madre están como sabuesos detrás de las epiteliales de mierda

El otro día, recibí una visita mañanera de una amiga. Estabamos en las preliminares, acostaditos en la camita echandole mano al asunto (literalmente echandole mano), cuando esta hijueputa se saca de no se donde un pelo largo, rubio y rizado. ¡a la verga! según recuerdo hace por lo menos cosa de un mes que no me revuelco con alguien de semejantes características capilares en mi cama y puedo jurar que jamás me había topado con semejante residuo. Pero bastó un simple análisis superficial para que esta concha la madre se encontrara, no uno, sino tres pelos de esos.

Lo bueno del asunto es que no pasó a mayores, porque de todas maneras no es que esta man tenga derechos de exclusividad. Además que opté por utilizar mi muy desarollada habilidad de hacerme el cojudo. A fin de cuentas la calentura puede más que cualquier pelo suelto y 10 minutos después ya estabamos dandole a la matraca. Pero el asunto de fondo es ¿como chucha se dan cuenta de semejante mierda? He ahí el nacimiento de la teoría del radar de pelos

Y no es un caso aislado, Alguna otra vez una man me dijo algo similar, solo que no estaban en la cama sino en el piso de la ducha. Supongo que a mi me vale verga que en el piso de la ducha se encuentre uno que otro pelo botado. Pero esta hijueputa me salió conque eran pelos de mujer. O sea que aparte de radar tienen un scanner de ADN. Solo le faĺtó decirme la altura, edad y peso de las tetas y nalgas por separado. Eso si ya hubiera sido cosa de vudú

La naturaleza dizque es sabia; pero en este caso metió la pata hasta el fondo. En lugar de darles ese "refinado sentido" ¿por que chucha no les dió mejor la capacidad de mamársela a uno hasta el final sin poner cara de limón agrio? ¿a ver?

1 Pendejadas ajenas:

Blogger Chapulin escupió esto ...

si cambiaras la sabana de vez en cuando no tendrias esos problemas...

10:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home